Rodrigo Rato

El patriotisme es nota en la declaració d’Hisenda

Posted on Updated on


3

Per això quan desenes de polítics, periodistes, advocats, empresaris, famosillus o esportistes ens omplen de paraules “emotives i sinceres” sobre el seu amor a Espanya, Catalunya, el Barça, el Madrid o  el Corte Inglés, no puc estar-me de tenir mal de panxa…

Quina pàtria tenen els Pujol i fills, Marta Ferrusola, Rodrigo Rato, Lluís Prenafeta, Luís Barcenas, Felipe González, Millet i els amics del Palau (amb Àngel Colom el capdavant), els consellers Planasdemunt, Cullell, Farreras, Roma, Carretero, Ausàs o Alavedra o la màfia valenciana dels Camps, Barberà, Fabra, Cotino, Zaplana, Blasco…?  per no parlar dels Daurella, Molins, Lara, Carulla, Carceller, Godia, Lao i etc…  

Nacionalisme…? patriotisme…?  una colla de corruptes, lladres i mentiders que tapen les seves vergonyes amb banderes mentre tracten al 99% de la població com idiotes… us deixo amb un article de fa un parell de mesos d’Elvira Lindo en referència als papers de Panamà,Unos tanto y otros tampoco“:

2

El patriotismo se nota en la declaración de Hacienda. La frase no es mía, sino de mi padre, y ya ha sido citada, no por mí que, algo desconsiderada como todas las hijas, tendía a desconectar cuando en la sobremesa mi progenitor la emprendía con su tema favorito, la corrupción. La frase la suele citar con frecuencia el yerno, que admiraba esos aforismos que, aún relacionados siempre con el oficio de contable, contenían algunas ideas sobre la decencia que tal vez hubieran debido incluirse en esa asignatura que nunca fue, la de Educación para la Ciudadanía. Es irónico que el Partido Popular no permitiera que prosperara, cuando deberían haber sido los primeros interesados en asistir a un curso intensivo en una escuela de adultos.

La declaración de Hacienda. Madre mía, lo que esos documentos contienen y cuentan de nosotros. La vida escrita en números. Esta semana se ha hecho evidente a lo bestia la paradoja española: al mismo tiempo en que la web de la Agencia Tributaria se bloqueaba por la entrada masiva de españoles que intentaban cumplimentar su declaración, se hacía pública la lista de personajes que a lo largo y ancho de este mundo han estado creando sociedades ficticias con el único fin de eludir los impuestos en la patria que dicen amar o representar. Entre los ciudadanos que trataban de entrar en la página del ministerio recaudador se encontraban tecleando muchos jóvenes que, a pesar de ganar unos sueldos ridículos, son vigilados a conciencia por los inspectores. Si encima se trata de pobres autónomos, precisan para colmo de la ayuda de un asesor fiscal para que les diga cómo tienen que gestionar los cuatro euros que ganan. Es lógico que eso cree un resentimiento. Lógico y previsible que quienes viven lampando y son fiscalizados con tanto celo se sientan maltratados.

En España, en donde tan hipócrita relación se ha tenido siempre con el dinero, hasta el punto de negar u ocultar que se tiene cuando se tiene, estas injusticias que claman al cielo han generado un clima de rencor social, que tardará tiempo en despejarse si es que alguna vez amaina. La prensa ha jugado bien su partida sacando a la luz estos papeles, pero también se ha amarilleado a conciencia, haciendo hincapié en los nombres de personas conocidas que dan color al escándalo. Cuentan los medios con que hay una vara diferente de medir a unos y a otros de los que integran esas listas. Si el que se vale de trucos para no pagar impuestos en su país es un futbolista nadie le va a negar el aplauso por un gol. Imposible imaginar que desde las gradas de un estadio se abuchee a una estrella del balón por hacer trampas fiscales. En cuanto a los Putin, los Cameron y demás familia todo queda o quedará en la abstracción inalcanzable de los poderosos. El escándalo pasará por ellos como un vendaval. Luego la calma. ¿Alguien se imagina a Putin dimitiendo por este asuntillo? ¿Alguien sabrá verdaderamente cuánto dinero afanan? Las dimisiones solo ocurren en Islandia.

5

Aquí, en España, estamos acostumbrados a que la corrupción no mueva la intención de voto. Puestos a ponernos farrucos nos desahogamos con la gente de la cultura, a la que consideramos que, en el fondo, está donde está por el morro. No disculpo a nadie, ni tampoco juzgo, porque de momento hay un amasijo de nombres y de responsabilidades muy diferentes, pero presiente una más saña con ciertos personajes que con otros. También es cierto que en los noventa, década en la que el dinero circulaba como si no hubiera un mañana, a aquel que ganaba más que la media enseguida les salían expertos, asesores, profesionales de las finanzas que aconsejaban trampas; una legión de cuñados que te venían a susurrar al oído que mientras tú pagabas impuestos otros los estaban derivando a… En fin.

Pero hay algo si cabe más inquietante que ese rencor social, que al final se acaba ejerciendo hacia cualquiera al que le vayan bien las cosas en la vida, y es el discurso catastrofista, el que viene a decir que todo es una mierda, que todo está podrido, que todas las democracias son una farsa. En mi opinión, ese discurso es la cerillita, pequeña pero eficaz, que prende la hojarasca. Una manera de reclamar la presencia de un salvapatrias que, con mano de hierro, venga a salvarnos de esta degeneración y nos obligue a ser decentes por decreto. Como si en las dictaduras no hubiera corrupción y esto fuera un problema endémico del sistema democrático. ¡Anda que no se robaba cuando entonces!

Y a todo esto doña Pilar, sacando los dineros del Reino en el que es Infanta. Acaba una por pensar que el Rey, el de ahora, habría crecido más a salvo en una familia de acogida.

4

Anuncis

Necessitem persones com David Vidal, Ada Colau, David Fernandez, Esther Vivas, Dolors Sabater…

Posted on Updated on

1

Doncs si !! En aquests moments necessitem, es fa imprescindible, el compromís de totes i de tots per crear una veritable alternativa per transformar la nostra societat.

Ja arriben noves campanyes mediàtiques que donen per acabada la crisi i que tornen a demanar la confiança pels mateixos que ens han estafat…  els beneficis creixen (els seus), l’atur baixa (es precaritza), les llistes d’espera es redueixen (ens morim esperant o ens recol·loquen a la privada – on es manipulen les dades), cap nen passa gana (que li preguntin a Creu Roja o als bancs d’aliments o a les escoles) i podriem continuar amb les retallades en l’educació, la dependència, l’habitatge (30 desnonaments diaris a la Barcelona del 2015 !!!!), etc.

Per això, encara més es fa imprescindible sortir al carrer i fer pinya per canviar el nostre present i el nostre futur… per això es fa imprescindible persones com David Vidal, regidor de la CUP a Reus, que va ser el primer en denunciar el cas Innova….

Persones com Ada Colau, portaveu durant 5 anys de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca i ara candidata a Alcaldessa per Barcelona en Comú…

3

 
Persones com David Fernàndez (CUP), el millor diputat que ha tingut Catalunya en dècades i  al qui sempre agrairé pel seu “Fins aviat, gàngster. Fora la màfia!” a Rodrigo Rato…

Persones com Esther Vivas, activista del moviment antiglobalització i referent en consum responsable …

Persones com Maria Dolors Sabater, la cap de llista de Guanyem Badalona en Comú, candidatura que ha unit CUP, Podem, Procés Constituent, EUiA, Els Verds i altres col·lectius i persones vinculades als moviments socials i de barri…

4

Persones com Teresa Forcades, Arcadi Oliveras, Pau Llonch, Àngels Martinez Castells, Josep Bel, Marta Sibina, Albano Dante, Simona Levi, Josep Fontana, Anna Sallés, Fàtima Taleb, Antònia Jover, Agustí Colom, Quim Arrufat, Jaume Asens, Sebastià Piera, Itzíar González, Xavier Artigas, Colita, Carlos Macías i milers més i… es fa imprescindible el nostre compromís !!!

I per cert, recordeu que encara podeu donar un cop de mà al crowdfunding de Barcelona en Comú

CUP: Un acte de lleialtat als seus votants

Posted on Updated on

davidFeia dies que volia penjar aquest article de l’Ernest Folch, publicat el passat 14 de novembre a El Periódico amb el títol de “A favor de la sandàlia“:

I de sobte, una sandàlia. La comissió que havia de passar sense pena ni glòria quedarà per sempre en la memòria gràcies a la sabata impertinent de David Fernàndez i a la cara estupefacta de Rodrigo Rato: passaran els anys i ningú oblidarà el dia que la crisi va quedar immortalitzada en aquesta estampa del banquer davant el seu propi mal, com un mirall. Tal com era d’esperar, a ultramar s’han activat els ressorts habituals, des de la portada de rigor fins a les tertúlies malaltes: les alarmes de la histèria es desfermen en un mecanisme que per rutinari ja no causa cap efecte.

Aquesta vegada l’autèntica novetat ha estat el menyspreu local que ha rebut el diputat Fernàndez, resumit en aquesta inèdita i curiosa reprimenda del Govern que l’instava a mantenir les formes. Té nassos que la Catalunya que tan bé guardava les formes quan el llavors distingit senyor Millet casava la seva filla sense estar-se de res al Palau de la Música es faci ara l’ofesa amb una sandàlia que, justament per no haver estat llançada, és pura, senzilla i necessària metàfora. Posar el focus en el calçat i no en les víctimes de Rato, a part d’una escandalosa injustícia, és desconèixer què volien aquests 126.000 vots que van votar per sorpresa la CUP en les últimes eleccions. El programa amb què va aconseguir tres escons del no-res comença així: «Forçarem la ruptura…». I és que la CUP no va venir precisament a respectar cap convenció: és un moviment pacífic però revolucionari, que té la independència no com a meta, sinó com a simple punt de partida d’una transformació social i econòmica de gran abast. Potser és un partit ingenu i utòpic, potser toparà de morros contra la realitat, o no, però els llestos que el tracten amb condescendència farien bé de començar a escoltar-lo amb el respecte que s’ha guanyat a pols.

Una meravellosa novetat

No fa falta votar la CUP ni simpatitzar amb totes les seves idees per adonar-se que no són quatre joves esbojarrats com fa veure sense èxit certa premsa moderada. Al revés, estem davant un moviment polític molt ben articulat, que ha entès abans que ningú que el nostre país pateix una profunda i irreversible transformació. Amb el PSC, el PP i CiU en caiguda lliure, la sacsejada tectònica que viu la política catalana s’exemplifica en l’ascens constant de la CUP en totes les enquestes. Perquè, agradi o no, la CUP ha vingut per quedar-se. La sandàlia de David Fernàndez, doncs, no era cap gamberrada fora de lloc, sinó la porta per la qual per un instant van entrar en seu parlamentària els milions de persones que han quedat destrossades, arruïnades i marginades per aquest sistema despietat. Una sandàlia que a més de ser en si mateixa un acte de justícia va ser per sobre de tot un acte de lleialtat als seus votants. I això sí que és una sorprenent i meravellosa novetat.

Antón Losada: «Hoy los piratas se llaman Montoro, Rato, Blesa y Piqué»

Posted on Updated on

antón losada“Ni la gestión privada es mejor que la pública, ni el Estado del bienestar es insostenible. El politólogo gallego lo demuestra con datos en su último libro”.

Entrevista a  Antón Losada. Xove (Lugo), 1966. Politólogo y articulista, publicada el pasado 17 de noviembre del 2013 a El Periódico de Catalunya.

 
Hijo y nieto de maestros, el politólogo y articulista de este diario Antón Losada reconoce que no es imparcial en el debate del Estado del bienestar. Pero su reivindicación de lo público no es romántica ni nostálgica, sino basada en los datos que desgrana en su libro Piratas de lo público (Deusto), y en una convicción: «La sanidad y la educación pública son el mayor éxito de nuestra historia».

–¿Por qué ha elegido la figura del pirata para retratar al neoliberalismo?
–Porque es la que mejor lo define. Los corsarios eran contratados por ciertos países para hacerse con las rutas comerciales y eliminar a los competidores. Ahora estamos en manos de piratas que asaltan el Estado del bienestar siguiendo el mismo modelo. Lo sorprendente es que el Gobierno, que debería proteger nuestro barco, alienta a los corsarios para que lo desvalijen.

–¿Quiénes son?
–¿Quiere nombres? Josep Piqué, Miguel Blesa, Francisco González, César Alierta, Alberto Cortina, Rodrigo Rato, Cristóbal Montoro… Hoy los piratas se llaman así. Muchos de ellos participaron en la oleada de privatizaciones que hubo en los años 90 y ahora sus empresas esperan apropiarse de la sanidad y la educación públicas y de las pensiones.

–¿Cómo actúan?
–Siguen lo que llamo el círculo corsario. Casi todos los altos cargos de Economía y Hacienda son exfuncionarios que hicieron carrera en el Gobierno de Aznar, de ahí saltaron a la empresa privada y ahora vuelven al poder para imponer el discurso de la banca y las consultoras. En educación y sanidad pasa lo mismo: las cúpulas ministeriales vienen del sector privado para dirigir el proceso de privatización. La reforma de las pensiones la ha diseñado gente que cree que el dinero lo deben gestionar los bancos, no el Estado.

–¿Cuál es su plan?
–Repetir lo que hicieron en los años 90 con empresas públicas como Telefónica, Repsol, Argentaria y el sector energético. Aquel primer asalto funcionó. La lectura que han hecho es: demos un segundo asalto aprovechando la oportunidad que nos ofrece la crisis. El discurso es el mismo. Consiste en culpar al Estado de todos los males y en convencernos de que hay que expulsarlo de la actividad económica.

–¿La gestión privada es mejor que la pública?
–Ese es un mito de nuestro tiempo que hemos dado por bueno y es rotundamente falso. Llevamos 30 años estudiándolo y el resultado es «oiga, depende». Hay situaciones donde funciona mejor la gestión pública y otras donde no. De entrada, la privada posee una ventaja: la posibilidad de elegir al cliente.

–¿A qué se refiere?
–La sanidad privada decide qué pacientes y dolencias cubre. No tiene obligación de asumir lo que no le interesa. La pública, sí. Desde ese momento, la comparación carece de sentido. Además, en áreas como la sanidad, la educación o los servicios asistenciales está demostrado que lo público ofrece mejores servicios en mejores condiciones de trabajo y genera ciudadanos más satisfechos.

–Entonces, ¿por qué se dice con tanta rotundidad lo contrario?
–Porque hay potentes intereses económicos. Quieren apropiarse de esos sectores, que son muy rentables, para convertir servicios públicos en negocios privados.

–No me negará que el sector público tiene problemas.
–Sin duda. Nuestro Estado del bienestar se diseñó en los años 80 para aquella España, pero la de hoy es muy diferente. Tiene otra demografía, otro mercado laboral, vivimos en un mundo globalizado. Aquel modelo necesitaba adaptarse, pero una cosa es reformar y otra, desmantelar. El copago no mejora la gestión de la sanidad, es un puro tijeretazo.

–¿No cree que también había que recortar gastos?
–¿En base a qué datos? De entrada, rechazo el concepto gasto público. Es inversión pública, porque no hay nada que genere más riqueza en la sociedad que el dinero que se dedica a educación y sanidad. Pero es que, además, los datos sobre los que se han basado los recortes que nos han aplicado son falsos o están manipulados. Esa es una de las mayores sorpresas que me he llevado al documentarme para escribir el libro. Lo de Wert y las becas Erasmus es una anécdota al lado de las mentiras que nos cuelan a diario. Nos están timando.

–¿Es falso que el sistema de pensiones era insostenible?

–Totalmente falso. Gastamos en pensiones mucho menos que el resto de países de nuestro entorno. El sistema no ha entrado en déficit porque haya demasiados pensionistas, sino porque hay seis millones de parados que antes cotizaban y ahora no. Nuestro problema no es de gasto, sino de ingreso. Nos dicen que el modelo público está en quiebra para que desconfiemos de él y nos pasemos al privado. Hemos dado por bueno dogmas basados en mentiras.

–¿Por ejemplo?
–Por ejemplo, que tenemos un Estado del bienestar que no nos podemos permitir. No, señores, la sanidad y la educación no son insostenibles porque generen mucho gasto, sino porque las grandes empresas y fortunas no colaboran como deben. El 70% del fraude fiscal que hay en nuestro país está en esas manos. No es cierto que viviéramos por encima de nuestras posibilidades. Cuando llegó la crisis, España tenía superávit, una deuda bajísima y un gasto público 10 puntos inferior a la media europea. ¿Eso es derrochar?

–Pero llegó la crisis y los votantes se echaron en manos de las políticas liberales que usted tilda de piratas.
–Porque el neoliberalismo corsario propuso medicinas fáciles de entender y, desde el minuto uno, dijo a la gente: «Tranquilo, que la crisis no la vas a pagar tú, la van a pagar los demás». Los demás son los funcionarios, los pensionistas, los enfermos, los estudiantes con beca… Y la gente compró ese discurso.

–Quizá no escuchó otro alternativo.
–Ese ha sido el problema, que frente al neoliberalismo corsario, la izquierda solo ofreció un discurso resistencialista, confuso, resignado, a la defensiva, en vez de decir alto y claro: «Oiga, eso es mentira, ni la crisis la provocamos nosotros, ni la solución es la austeridad». Faltó un relato alternativo, con datos en la mano, que demostrara que la solución no es recortar el Estado del bienestar, sino reformarlo y reforzarlo.

–¿Y ese relato aún no se ha construido?
–Solo se ha hecho en partidos que la gente no percibe con opciones de gobernar. El gran error de Zapatero fue comprar el discurso de los piratas. Aún estoy esperando que los líderes de esa izquierda salgan a negar que lo privado es mejor que lo público. Han tenido que ser los ciudadanos los que se echaran a la calle a recordar que lo público no se vende, se defiende.

–¿Cómo ve el futuro?
–Yo espero que recordemos lo que era este país hace 30 años y lo que es ahora, y entendamos que ha sido el sector público el que ha transformado nuestra sociedad. Pueden tenernos conmocionados y engañados un año, tres, cinco, pero al final la verdad acabará imponiéndose.

Fins aviat gàngster !

Posted on Updated on

Gràcies David !!!

 

‘Ens veurem a l’infern. Fins aviat gàngster’, va etzibar David Fernàndez a l’ex-president de Bankia i ex-ministre del govern espanyol Rodrigo Rato, mentre li ensenyava una sandàlia i el va preguntar:

– Vostè té por?’

Rato li respon: ‘De qui, de vostè?’

– ‘No, de perdre-ho tot un dia, com ha passat a milions de famílies. De la gent, que un dia la gent se n’atipi. Vostè té por? Ens veurem a l’infern. El seu infern és la nostra esperança, és el carrer. Fins aviat, gàngster. Fora la màfia!’

Video complert de l’intervenció d’en David Fernàndez (CUP)


+ Informació:

David Fernàndez diu les coses pel seu nom a Rato: “Fins aviat gàngster!”

– Entrevista al diputat David Fernàndez (CUP-AE) a Els Matins de TV3.

David Fernández: “Es una vergüenza que Rato no sepa cuántos desahucios y dolor ha causado“ (La Sexta).

–  Insults i desqualificacions contra David Fernàndez en mitjans espanyols