Educació Pública

El gran culebró per Jordi Évole

Posted on Updated on

dimarts  24 gener 2017 20 02  Bruselas FOTO  ACN   Laura Pous El president de la Generalitat  Carles Puigdemont  durant el seu discurs al Parlament Europeu el 24 de gener a Brussel les  horitzontal

De nou, en Jordi Évole, la clava i diu allò que els mitjans al servei del poder amaguen dia rere dia…

Quines ganes que tinc de baixar-me l’última temporada de la sèrie que ho està petant a Catalunya: ‘El procés’. Estic en suspens. A sobre, aquesta setmana els guionistes s’hi han esforçat molt. Hem vist grans episodis:

–El de ‘Jo pregunto a Puigdemont‘, amb polèmica posterior per saber qui eren els figurants que es van atrevir a preguntar el que van preguntar.

–El del ‘Viatge a Brussel·les del trio ‘La la land’, un èxit de públic i de crítiques.

–El titulat ‘Secrets a crits’, protagonitzat per Santi Vidal, actor que va entrar en el culebró avançada la sèrie, i a qui han hagut de matar per excés de protagonisme, i potser de transparència. El capítol se l’han descarregat molt fora de Catalunya.

–I el més recent, ‘Sí condicional de la CUP‘, els membres de la qual han passat de ser colpejats en manifestacions a ser colpejats en tertúlies, i a qui els guionistes més convergents (i fins i tot alguns republicans) han volgut matar en més d’una ocasió, però els directors de la sèrie no volen perquè tenir-los en pantalla els fa arribar a un públic difícil, dels que no veuen la tele, i ara mateix són imprecindibles per mantenir El procés a la graella televisiva. El més curiós és que els actors de la CUP vulguin seguir participant en una sèrie tan comercial.

EL PROCÉS, TEMA SECUNDARI

A mi l’episodi ‘Jo pregunto a Puigdemont‘ em va agradar pel component imprevisible. Vaig haver de pessigar-me unes quantes vegades per verificar que el que estava veient ho estaven emetent en directe per TV-3. Les meves sensacions van ser semblants –no superades– al dia que TVE va retransmetre la Gala dels Goya del ‘No a la guerra’. En aquest capítol apareixien ciutadans anònims preguntant al president per coses que no tenien res a veure amb el procés. Que si l’atur, que si la sanitat, que si l’educació… Gairebé ni semblava un episodi de la sèrie. És el que té deixar el culebró en mans poc professionals. Això sí, felicito els periodistes de TV-3 que van escaletar els temes dels quals es parlaria i van aconseguir aquest ordre. I em pregunto: ¿algun periodista hauria fet una entrevista a Puigdemont en què el procés fos tema secundari? Potser és que, al no ser –com sí que ho eren alguns dels ciutadans– experts ni en sanitat, ni en educació, quan entrevistem un governant preferim l’argumentari polític, que curiosament és el que interessa al governant.

FINAL D’INFART

Però aquest capítol va ser una raresa. De seguida va venir el de la conferència de Brussel·les, i el que ens va interessar destacar van ser coses com: ¿Quants europarlamentaris hi van assistir? ¿El públic estava comprat? ¿La conferència va ser un èxit o un fracàs? O sigui, els temes que donen ritme al culebró. Diuen que aquesta temporada serà d’infart. Fins i tot que el final és tan fort que potser fins i tot ve un jutge i en prohibeix l’emissió. Una garantia que augmenti la parròquia d’un culebró que no té fi. I que entreté molt, aquí i allà.

Anuncis

Lectures d’estiu (i 6): Ments militaritzades, Com ens eduquen per assumir la guerra i la violència

Posted on Updated on

2684_Mentes_militarizadasMents militaritzades: Com ens eduquen per assumir la guerra i la violència

Mentes militarizadas muestra con una introducción y nueve capítulos cómo desde diferentes ámbitos se promueve de manera más o menos explícita, pero en todo caso consciente, la militarización de las sociedades y de sus individuos. Sin la militarización de las mentes y sin la naturalización de lo militar, la guerra y las armas serían tan impopulares que antes o después dejarían de existir. Quienes se benefician de la existencia de las estructuras militares y de las propias guerras saben que deben dedicar recursos a mantener un elevado nivel de militarización en las mentes de sus conciudadanos, porque mientras sea así podrán seguir manteniendo su situación de privilegio. Romper con la militarización y optar por vías alternativas desmilitarizadoras requiere en primer lugar la identificación del problema. Con Mentes militarizadas esperamos despertar el interés por esta cuestión y ofrecer algunas alternativas que nos ayuden a desaprender la guerra y a desmilitarizar nuestros valores y nuestra educación.

La presente publicación es una propuesta del Centro Delàs de Estudios por la Paz y de la campaña Desmilitaricemos la educación. La autoría del libro corresponde a un trabajo conjunto de nueve investigadores y activistas por la paz implicados de un modo u otro en ambos grupos.

Autores: Jordi Calvo Rufanges (coord.), Blanca Camps-Febrer, Gemma Amorós Bové, Maria de Lluc Bagur, Marina Perejuan, Ainhoa Ruiz, Olívia Viader, Eduardo Salvador, Pere Brunet
Editorial: Icaria (2016)
Lengua: Castellano

El digne del mes: Rafa Juncadella

Posted on Updated on

rafaTorna una de les nostres seccions habituals que darrement teniem abandonada, El digne del mes (i aviat tornarà la seva germana corrupta, el llepaire del mes) i aquest cop el dediquem a un lluitador per l’educació, Rafa Juncadella. Us oferim l’entrevista realitzada a El Períodico de fa uns dies:

Rafa Juncadella: «Veig alumnes recollir coses del contenidor» Té els peus al barri de les Roquetes, però el seu cor, diu, fa dècades que està «anicaraguat». Inspirat per la Revolució sandinista, Rafa Juncadella ha dedicat la major part de la seva vida a l’alfabetització d’adults.

Rafa Juncadella (Sant Vicenç dels Horts, 1931) va ser capellà fins als 45 anys. El 1976, per desacords amb l’Església catòlica, va decidir abandonar-la, mudar-se al barri de les Roquetes i dedicar-se en exclusiva a la gran passió de la seva vida: l’ensenyament. Així va crear fa 22 anys la Xarxa d’Intercanvi de Coneixements (XIC) al Centre Ton i Guida (Romaní, 6). Amb una particularitat: alumnat i professorat estan a un mateix nivell.

-La XIC parteix de la idea que tots tenim alguna cosa per ensenyar.

-I per aprendre. Per exemple, tinc una alumna que al seu torn ensenya Flors de Bach, un curs d’aromes de pètals. A la Xarxa hi ha al voltant de 400 persones, els xarxers, i uns 60 intercanvis de català, castellà, anglès, tallers de ball…

-Tots els cursos són gratuïts?

-Sí, perquè això és una xarxa d’intercanvi de coneixement on els diners importen un rave. L’edat mitjana és d’uns 50 anys i tenim molts immigrants. Jo ensenyo català a 15 persones que vénen de Sud-amèrica, Àfrica, Àsia…

-Els orígens de tot això es remunten a Nicaragua als anys 80.

-Jo vaig ser capellà fins al 1976, però ho vaig deixar perquè no estic d’acord amb l’Església catòlica. El 1986, efectivament, vaig viatjar per primer cop a Nicaragua. I vaig descobrir que la Revolució Sandinista del 79 havia aconseguit moltes coses. Una, l’alfabetització. Em vaig quedar anicaraguat per sempre.

-Quant de temps hi va ser?

-En total tres anys. Així que vaig arribar, vaig anar al Ministeri d’Educació i em vaig oferir de voluntari per alfabetitzar. El contracte era no cobrar res. Dormia i menjava al ministeri. El 1990, quan els sandinistes van perdre les eleccions, em van fer fora per «nociu». Llavors vaig anar a un barri molt pobre, el Boris Vega, a Estelí, i hi vaig seguir alfabetitzant.

-Així va néixer l’Agermanament Popular Nou Barris-Boris Vega.

-Sí, ja fa més de 20 anys. Sempre dic que tinc dos fills espirituals, la Xarxa i l’Agermanament. Cada segon diumenge de mes fem un mercat solidari on recaptem fons que després enviem a Boris Vega. Si aquí estem malament, ¡imagina’t com estan allà!

-No ha perdut mai els vincles amb l’ensenyament i amb Nicaragua.

-Tota la meva vida he sigut mestre. Quan vaig tornar de Nicaragua, vaig estar en diverses escoles d’adults. I sí, des que vaig ser-hi per primera vegada, he tornat cada any a aquell país. ¡Fins a 25 vegades hi he estat! L’última, aquest Nadal, hi vaig passar un mes i mig. Encara que aquest any ja me n’he acomiadat.

-Com ha ajudat la seva experiència a Nicaragua el barri de les Roquetes?

-L’ha ajudat a comunicar-se entre si. A fomentar l’aprenentatge gratis i a descobrir que tots sabem alguna cosa que podem ensenyar i ignorem alguna cosa que podem aprendre.

-M’imagino que el voluntariat s’aprecia singularment a Nou Barris.

-Sí. Sis dels 10 barris més pobres de Barcelona són a Nou Barris. Veig molts dels meus alumnes pel carrer recollint coses dels contenidors. I molts altres viuen amb l’amenaça del desnonament. Jo, amb el XIC, formo part de la plataforma 9 Barris cabrejada diu prou. Creiem que tot això no és pobresa, sinó injustícia.

-Com es viu el fenomen de la immigració a les Roquetes?

-Al XIC tenim persones de fins a 22 nacionalitats diferents. I organitzem diferents esdeveniments, per exemple, el Festival de Sopes del Món (el 22 de març), en què intercanviem coneixements culinaris. O la Festa de la Convivència del mes de maig, dirigida sobretot a persones d’altres països.

Desitjos 2015: Un país nou i net

Posted on Updated on

5

I ja que estem en plena voràgine nadalenca, res millor que tenir uns bons desitjos per l’any 2015 recordant l’article de Neus Tomàs publicat fa pocs dies a El Periódico de Catalunya:

“Partim de la premissa que Catalunya es troba davant un dilema per a alguns històric i per a altres suïcida. No entrarem en càlculs falsos, per més que els faci un president del Govern i, a la vegada, no ens autoenganyarem pensant que amb els més de dos milions de vots obtinguts la independència està a tocar. Fins i tot els optimistes calculen que faltarien com a mínim 300.000 paperetes estelades més.

6

Percentatges i xifres a banda, convindrem que molts dels catalans que volem un país nou i que el 9-N vam dipositar una papereta per defensar la nostra dignitat com a col·lectiu només estem disposats a emprendre viatges incerts si, a més d’una Catalunya nova, aconseguim que sigui també més neta.

Un país net on no hi hagi consellers ni germans de consellers sota sospita. Un país en el qual no es disfressi de sanitat pública una xarxa semiprivada.

2

Una Catalunya en la qual no hi hagi “constructors en cap” i en el qual no hi hagi lloc per a alcaldes que amb una mà signen actes de plens i amb l’altra, la venda de pisos de la seva immobiliària.

Un país en el qual la relació entre lobbies i partits sigui fiscalitzable, on la llista d’empreses que donin diners a la fundació d’una força política pugui ser consultada per qualsevol ciutadà.

4

Perquè sigui nou ha de ser un Estat en què els decrets contra la pobresa energètica siguin eficaços de veritat i en què càrrecs i excàrrecs, siguin de la Generalitat o municipals, no perdin l’oremus per assistir a consells d’administració tan lucratius que haurien de fer enrolojar més d’un, per legals que siguin.

Un país en què els divendres a la tarda el Parlament no tingui l’aspecte d’un museu tancat i en què els diputats estiguin obligats a rendir comptes davant els electors de la seva circumscripció. Sí, perdó, per a això faria falta que Catalunya tingués una llei electoral. Llavors començaria a ser un país una mica més normal.

3

I ja posats a fer, que quan s’acabi una legislatura, les comissions d’investigació parlamentàries no desapareguin com per art de màgia. Una Catalunya en què no hi hagi representants públics que no tinguin manies a acceptar regals de mafiosos russos o que defensin que tenen dret a cobrar dietes per allotjament tot i disposar de residència a quatre carrers del Parlament (o del Congrés dels Diputats).

La nova Catalunya seria aquella en què es protegiria el català perquè és la llengua més feble, sigui a l’escola o al jutjat. Però també un país en què no se segueixin subvencionant els centres que segreguen els seus alumnes en funció del sexe.

7

Un país en què entre “ells” i “nosaltres” no hi hagi tanta distància ni desconfiança.

8

Per un país que, com a mínim, sigui així us ho dic de tot cor: val la pena lluitar, i aquí em trobareu… us desitjo un 2015 ple de lluita, alegria i revolució !!!

Un llibre per regalar aquestes festes: “Antonio Benaiges, el maestro que prometió el mar”

Posted on Updated on

benaiges-225x300I una nova recomanació literària “Antonio Benaiges, el maestro que prometió el mar” i aquest cop us deixo amb la ressenya de Carolina León que us mostrarà algun dels motius per gaudir d’aquest llibre:

“Tengo una hija de siete años a la que le he contado la historia de Antoni Benaiges, “el maestro que prometió el mar”. Le expliqué que se trataba de un maestro catalán, que en 1934 es destinado a una escuela de un pequeño pueblo de Burgos, Bañuelos de Bureba, y que en el corto tiempo que allí pudo estar implementó con sus alumnos, de todas las edades, una técnica revolucionaria en la época. Dicha técnica venía de Francia, de un tal Célestin Freinet, y consistía en llevar una imprenta a la escuela, que operaban los propios chavales. Mi hija tiene ordenadores en la sala de informática del colegio público al que acude, y a duras penas puedo hacerle entender la importancia de que existiera una imprenta en una escuela rural hace setenta y nueve años. Tampoco creo que entienda cabalmente que la imprenta la pagó en buena parte el maestro, de su propio bolsillo, y que Benaiges podía haber estado esos dos años en cualquier otra parte del país, o más cerca de su casa. Dos años, dos breves e intensos años alcanzó Antoni a confeccionar cuadernillos con sus alumnos. En ellos, estos contaban su vida, su mundo, sus sueños, cómo era su cotidianidad, a veces que no podían ir a la escuela por tener que ayudar en el campo. Con ellos se comunicaban con otras escuelas de España y del mundo, con las que intercambiaban estos cuadernos. Así y todo, creo que sí ha entendido lo importante que era la imprenta para esos niños del pasado, hoy ancianos, porque le he pasado el facsímil de “El Mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca”, lo ha leído con interés, y me ha dicho: “Esta niña lo describe muy bien, casi acierta con todo”.

abenaiges2

Mi hija de siete años sí ha visto el mar. Y tiene ordenadores en la escuela, pero no los utiliza para hacer mucho más que jugar en alguna página pedagógica que han hecho para los niños gente “que sabe”. Al final de toda esa tarde en que le conté la historia, lo que menos entendía mi hija era por qué ese maestro sólo pudo estar dos años haciendo ese bello trabajo en la escuela, por qué lo mataron, por qué lo persiguieron cuando empezó, al segundo día, la guerra civil y la represión franquista.

Este es un libro que le queda grande a cualquier “crítico literario”, así que esto no es una crítica. Es el fruto de una casualidad que trajo hasta mí este documento, como lo es el hecho de que se haya podido “desenterrar del silencio” la historia de Antoni Benaiges. El fotógrafo Sergi Bernal documentaba con su cámara los trabajos en la fosa común de La Pedraja en Burgos, el antropólogo Francisco Ferrándiz trabajaba a pie de fosa recabando las historias de los vecinos y posibles familiares de los cuerpos encontrados, y un interesado llegó hasta la exhumación para decir que probablemente uno de esos cuerpos era el del maestro. Entonces, esa pequeña esquirla de información llevó a muchas otras, al pueblo, la escuela, los viejos alumnos, los colegas de Benaiges con los que se repartían cuadernos impresos, el freinetismo en la península, en México, en otros países; el sueño de la escuela pública que vivió brevemente en la II República, la pasión de un maestro, los recuerdos de unos alumnos que habían quedado sepultados por cuarenta años de dictadura y treinta de transición inacabada. El proyecto del libro se completó con el periodista Francesc Escribano y la historiadora Queralt Solé, y todas esas voces construyen como un mosaico lo sucedido en Bañuelos de Bureba entre el 34 y el 36.

abenaiges

Historias como la de Benaiges deben de existir a cientos, pero no se da con frecuencia que se llegue a tiempo. A tiempo para contar con todos, o con muchos, de los que guardan memoria. A tiempo para dar palabras a la memoria y hacerla viva y restallante. El asunto de la “memoria histórica” fue casi un adorno floral para uno de los gobiernos recientes y es una patata caliente para el gobierno actual, que pretende volver a enterrar. Pero la memoria es, para buena parte de este país, un lugar que hay que llenar de historias que faltan, donde los agujeros se van haciendo más y más pequeños gracias al voluntarismo y la pasión de personas como las que han logrado reconstruir este pedazo.

Como “crítica literaria” no tengo nada que decir de Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar. Como ciudadana de este país lleno de heridas, emocionarme una y otra vez con las imágenes que capta el objetivo de Bernal durante la exhumación de los cuerpos y alrededor de aquellos montes, saber que ésta es una de tantas historias que permanecen enterradas, contarla y difundirla. El trabajo de minuciosa elaboración que se ha logrado realizar en este caso tiene, por un lado, un cariz puntual, un valor en la propia transformación que ha supuesto en las vidas de muchas personas -quizá de toda una comunidad-. Pero tiene una vertiente aún más demoledora desde el punto de vista de nosotros, a tantas décadas y kilómetros, en este “aquí y ahora”. Tiene el valor de constatar una utopía vivida: en Bañuelos de Bureba hubo una escuela de niños de la condición más humilde posible que fueron capaces de explicar al mundo quiénes eran, qué hacían, en ese breve sueño que fue la escuela republicana, gracias a este maestro que está de nuevo, para quien entre en este libro, vivo otra vez.

Antón Losada: «Hoy los piratas se llaman Montoro, Rato, Blesa y Piqué»

Posted on Updated on

antón losada“Ni la gestión privada es mejor que la pública, ni el Estado del bienestar es insostenible. El politólogo gallego lo demuestra con datos en su último libro”.

Entrevista a  Antón Losada. Xove (Lugo), 1966. Politólogo y articulista, publicada el pasado 17 de noviembre del 2013 a El Periódico de Catalunya.

 
Hijo y nieto de maestros, el politólogo y articulista de este diario Antón Losada reconoce que no es imparcial en el debate del Estado del bienestar. Pero su reivindicación de lo público no es romántica ni nostálgica, sino basada en los datos que desgrana en su libro Piratas de lo público (Deusto), y en una convicción: «La sanidad y la educación pública son el mayor éxito de nuestra historia».

–¿Por qué ha elegido la figura del pirata para retratar al neoliberalismo?
–Porque es la que mejor lo define. Los corsarios eran contratados por ciertos países para hacerse con las rutas comerciales y eliminar a los competidores. Ahora estamos en manos de piratas que asaltan el Estado del bienestar siguiendo el mismo modelo. Lo sorprendente es que el Gobierno, que debería proteger nuestro barco, alienta a los corsarios para que lo desvalijen.

–¿Quiénes son?
–¿Quiere nombres? Josep Piqué, Miguel Blesa, Francisco González, César Alierta, Alberto Cortina, Rodrigo Rato, Cristóbal Montoro… Hoy los piratas se llaman así. Muchos de ellos participaron en la oleada de privatizaciones que hubo en los años 90 y ahora sus empresas esperan apropiarse de la sanidad y la educación públicas y de las pensiones.

–¿Cómo actúan?
–Siguen lo que llamo el círculo corsario. Casi todos los altos cargos de Economía y Hacienda son exfuncionarios que hicieron carrera en el Gobierno de Aznar, de ahí saltaron a la empresa privada y ahora vuelven al poder para imponer el discurso de la banca y las consultoras. En educación y sanidad pasa lo mismo: las cúpulas ministeriales vienen del sector privado para dirigir el proceso de privatización. La reforma de las pensiones la ha diseñado gente que cree que el dinero lo deben gestionar los bancos, no el Estado.

–¿Cuál es su plan?
–Repetir lo que hicieron en los años 90 con empresas públicas como Telefónica, Repsol, Argentaria y el sector energético. Aquel primer asalto funcionó. La lectura que han hecho es: demos un segundo asalto aprovechando la oportunidad que nos ofrece la crisis. El discurso es el mismo. Consiste en culpar al Estado de todos los males y en convencernos de que hay que expulsarlo de la actividad económica.

–¿La gestión privada es mejor que la pública?
–Ese es un mito de nuestro tiempo que hemos dado por bueno y es rotundamente falso. Llevamos 30 años estudiándolo y el resultado es «oiga, depende». Hay situaciones donde funciona mejor la gestión pública y otras donde no. De entrada, la privada posee una ventaja: la posibilidad de elegir al cliente.

–¿A qué se refiere?
–La sanidad privada decide qué pacientes y dolencias cubre. No tiene obligación de asumir lo que no le interesa. La pública, sí. Desde ese momento, la comparación carece de sentido. Además, en áreas como la sanidad, la educación o los servicios asistenciales está demostrado que lo público ofrece mejores servicios en mejores condiciones de trabajo y genera ciudadanos más satisfechos.

–Entonces, ¿por qué se dice con tanta rotundidad lo contrario?
–Porque hay potentes intereses económicos. Quieren apropiarse de esos sectores, que son muy rentables, para convertir servicios públicos en negocios privados.

–No me negará que el sector público tiene problemas.
–Sin duda. Nuestro Estado del bienestar se diseñó en los años 80 para aquella España, pero la de hoy es muy diferente. Tiene otra demografía, otro mercado laboral, vivimos en un mundo globalizado. Aquel modelo necesitaba adaptarse, pero una cosa es reformar y otra, desmantelar. El copago no mejora la gestión de la sanidad, es un puro tijeretazo.

–¿No cree que también había que recortar gastos?
–¿En base a qué datos? De entrada, rechazo el concepto gasto público. Es inversión pública, porque no hay nada que genere más riqueza en la sociedad que el dinero que se dedica a educación y sanidad. Pero es que, además, los datos sobre los que se han basado los recortes que nos han aplicado son falsos o están manipulados. Esa es una de las mayores sorpresas que me he llevado al documentarme para escribir el libro. Lo de Wert y las becas Erasmus es una anécdota al lado de las mentiras que nos cuelan a diario. Nos están timando.

–¿Es falso que el sistema de pensiones era insostenible?

–Totalmente falso. Gastamos en pensiones mucho menos que el resto de países de nuestro entorno. El sistema no ha entrado en déficit porque haya demasiados pensionistas, sino porque hay seis millones de parados que antes cotizaban y ahora no. Nuestro problema no es de gasto, sino de ingreso. Nos dicen que el modelo público está en quiebra para que desconfiemos de él y nos pasemos al privado. Hemos dado por bueno dogmas basados en mentiras.

–¿Por ejemplo?
–Por ejemplo, que tenemos un Estado del bienestar que no nos podemos permitir. No, señores, la sanidad y la educación no son insostenibles porque generen mucho gasto, sino porque las grandes empresas y fortunas no colaboran como deben. El 70% del fraude fiscal que hay en nuestro país está en esas manos. No es cierto que viviéramos por encima de nuestras posibilidades. Cuando llegó la crisis, España tenía superávit, una deuda bajísima y un gasto público 10 puntos inferior a la media europea. ¿Eso es derrochar?

–Pero llegó la crisis y los votantes se echaron en manos de las políticas liberales que usted tilda de piratas.
–Porque el neoliberalismo corsario propuso medicinas fáciles de entender y, desde el minuto uno, dijo a la gente: «Tranquilo, que la crisis no la vas a pagar tú, la van a pagar los demás». Los demás son los funcionarios, los pensionistas, los enfermos, los estudiantes con beca… Y la gente compró ese discurso.

–Quizá no escuchó otro alternativo.
–Ese ha sido el problema, que frente al neoliberalismo corsario, la izquierda solo ofreció un discurso resistencialista, confuso, resignado, a la defensiva, en vez de decir alto y claro: «Oiga, eso es mentira, ni la crisis la provocamos nosotros, ni la solución es la austeridad». Faltó un relato alternativo, con datos en la mano, que demostrara que la solución no es recortar el Estado del bienestar, sino reformarlo y reforzarlo.

–¿Y ese relato aún no se ha construido?
–Solo se ha hecho en partidos que la gente no percibe con opciones de gobernar. El gran error de Zapatero fue comprar el discurso de los piratas. Aún estoy esperando que los líderes de esa izquierda salgan a negar que lo privado es mejor que lo público. Han tenido que ser los ciudadanos los que se echaran a la calle a recordar que lo público no se vende, se defiende.

–¿Cómo ve el futuro?
–Yo espero que recordemos lo que era este país hace 30 años y lo que es ahora, y entendamos que ha sido el sector público el que ha transformado nuestra sociedad. Pueden tenernos conmocionados y engañados un año, tres, cinco, pero al final la verdad acabará imponiéndose.